El fascinante mundo subterráneo de la Riviera Maya

Hace millones de años, la Península de Yucatán estaba cubierta por el mar y cuando su nivel comenzó a descender, la barrera de coral quedó expuesta y se originó un suelo poroso de piedra caliza a través del cual se filtraba el agua de lluvia a los túneles y cavernas del subsuelo, dando origen a la formación de ríos subterráneos; con el desgaste, la piedra fue desplomándose poco a poco y de esta manera nacieron los cenotes, un icono característico de la Riviera Maya.

Para los antiguos pobladores, estos lugares naturales eran fuente de abastecimiento de agua y también les otorgaron un simbolismo religioso al considerarlos la entrada al inframundo; según sus creencias, son vigilados por los Aluxes, una especie de duende en torno a los cuales existen varias leyendas muy típicas en la región.

Actualmente, la península posee el mayor número de cenotes en el mundo (aproximadamente 10 mil) en un área cercana a los 60 kilómetros, y derivado de su conservación y cuidado, en ellos se puede nadar o bucear e incluso realizar el denominado buceo arqueológico, gracias al cual se han descubierto vestigios prehistóricos de diversas especies animales.

Los ríos subterráneos que hoy en día pueden explorarse presumen formaciones únicas y algunos de ellos se localizan justo en las cuevas más largas del mundo, con una extensión que rebasa los 200 kilómetros. Uno de ellos, el Río Secreto, es de los más representativos e interesantes que podemos encontrar en la Riviera Maya.

Te invitamos a conocer más de los cenotes y su maravillosa historia; ven a disfrutar de sus aguas y paisajes subterráneos, y llévate un extraordinario recuerdo de tus vacaciones.

Publicación destacada
Publicaciones recientes