Historia y magia reunidas en Chichen Itzá

June 6, 2015

 

 

Cada 21 de marzo la cita es puntual. Miles de personas se reúnen frente a la pirámide de Kukulcán, también conocida como “El Castillo”, para admirar uno de los espectáculos naturales más sorprendentes del mundo: el equinoccio de primavera. Se trata de un acontecimiento astronómico en el cual la Tierra es iluminada de igual forma en el hemisferio norte y en el hemisferio sur, pero en este sitio la experiencia es única. 

 

Cercano el ocaso, la vista se dirige hacia la escalinata del edificio mientras el descenso del sol va plasmando en ella triángulos que forman el cuerpo de una serpiente mediante un juego de sombras. Entonces bastan algunos minutos para ver crecer la figura y rematar en la parte más baja donde se localiza la cabeza del héroe-dios maya. Así se manifiesta una vez más la llegada de Kukulcán al Mayab.

 

Localizada en el municipio de Tinum, en el estado de Yucatán, Chichen Itzá se originó entre los años 900 y 1,300 de nuestra era y fue la capital más importante de la zona maya. Con la llegada de los españoles se convirtió en el centro de culto y peregrinación de mayor influencia en aquella península y actualmente es una referencia obligada para conocer el pasado prehispánico nacional.

 

Su nombre deriva de varias palabras que en su conjunto significan “la boca o entrada al pozo de los itzáes” y cuenta con un cenote de 60 metros de diámetro y 13 metros de profundidad considerado por los antiguos como sagrado, ya que en él se realizaban sacrificios en honor al dios Chaac y del cual se extrajeron objetos de oro, jade y cobre que eran arrojados como ofrendas ceremoniales.

 

La ciudad, declarada por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad en 1988 y nombrada Maravilla del Mundo en 2007, llegó a abarcar cerca de 25 kilómetros cuadrados donde convivían los aspectos religiosos, políticos y culturales de sus pobladores. Hoy en día no se trata solamente de un sitio que atrae a más de un millón de turistas cada año, sino también de un símbolo de la cultura que representa y un ícono de la identidad nacional.

 

Además de la edificación más importante dedicada al dios maya Quetzalcóatl, en Chichen Itzá se ubica el Templo de los Guerreros cuya entrada es custodiada por Chacmool, una figura sentada con las piernas dobladas que tiene un recipiente donde posiblemente eran colocadas las ofrendas que los habitantes ofrecían en sacrificio.

 

Por otra parte, también el Juego de Pelota es característico de este sitio por haber sido el más grande de Mesoamérica y tener un profundo sentido ritual. El campo más grande destinado a dicha actividad mide 146 metros de largo por 36 metros de ancho y un detalle que lo hace especial es su acústica, ya que la voz de una persona puede ser perfectamente escuchada por otra que se sitúe en la tribuna opuesta, a 150 metros de distancia.

Please reload

Publicación destacada

Cenote Azul: una belleza natural que no te puedes perder.

December 8, 2014

1/1
Please reload

Publicaciones recientes
Please reload

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • YouTube Social  Icon

​© Copyright 2020 Playa Kas S.A. de C.V.

Powered by: Mis Kreativos