¿Te gustan las emociones fuertes? ¿Saltarías a 3,000 metros de altura?

El paracaidismo es una actividad que consiste del salto con paracaídas a grandes alturas. Los saltos se pueden realizar desde un avión, un helicóptero, o incluso, un globo aerostático.

El primer salto conocido se llevó a cabo en Córdoba, España, en el año 852, cuando Abbás Ibn Firnás saltó desde una torre con una lona que lo ayudó a amortiguar la caída, sufriendo sólo unas cuantas heridas.

El primer paracaídas práctico fue inventado en 1783 por Louis-Sébastien Lenormand, y dos años después se realizaron los primeros experimentos, dejando caer animales equipados con paracaídas. Para 1793, Jean Pierre Blanchard aseguró haber realizado el primer salto en paracaídas humano con éxito. Para la Primera Guerra Mundial, era una herramienta de seguridad para los pilotos y pasajeros de los aviones.

Fue hasta el año 1914 que el paracaidismo se empezó a practicar como deporte, agregando al salto, un periodo de tiempo dedicado a la caída libre, la cual da la sensación de estar volando. Para llevar a cabo esta actividad, es necesario tomar diversas medidas de seguridad. El equipo que el paracaidista debe utilizar incluye gafas, casco, altímetro, guantes, y dos paracaídas: el principal y uno de reserva. Para proporcionar mayor seguridad, se utiliza un sistema de apertura crono barométrico, el cual permite que el paracaídas se abra por si solo a determinada altura.

Es una sensación, que a pesar de que puede parecer un poco arriesgada, provoca una enorme satisfacción, sobre todo si lo haces en un lugar como Playa del Carmen.

Publicación destacada
Publicaciones recientes